Vino y chocolate: Un deleite para tu boca

Vino y chocolate: Un deleite para tu boca

Vino y chocolate pueden hacer una gran combinación, a pesar de las prevenciones que se pueden tener. Los catadores suelen recomendar no acompañar de cacao un vino tinto, pues los taninos que contienen ambos productos, podría matar los matices de este último.

La única excepción sería comer un chocolate con baja concentración de cacao con un vino dulce. Sin embargo, la verdad es que el maridaje de vino y chocolate puede ser espectacular y se puede hacer de múltiples formas.

Antes se seguir ahondando en esta deliciosa combinación, primero debemos tener claro un concepto.

¿Qué es el maridaje?

Aquí nos echarán una mano nuestros amigos de Vinos Nobles que con este sencillo ejemplo dan a entender de qué trata:

Maridaje = Matrimonio de sabores

Es así que maridaje significa casamiento, y busca lograr la armonía de sabores entre el vino y una comida, para conseguir que ambos potencien sus características y la experiencia en tu boca sea digna de repetir. Si se elige una buena combinación, todos los sabores se complementarán, si no algún sabor podría opacar a todos los demás.

Preguntarnos por las características del plato, sus ingredientes principales o los sabores que destacan en él es importante para decidir la mejor pareja.

Maridar vino y chocolate

La primera regla para embarcarte en esta aventura para tu paladar, es que el vino siempre debe ser igual o más dulce que el chocolate para que no resalte el amargor de ambos. Para saber sobre el dulzor, nuestros amigos de vinos nobles en su blog vinoconvino.com hicieron esta clasificación que lo deja muy claro.

Es así que el maridaje más tradicional, incluye un chocolate amargo con alto porcentaje de cacao (más de 80%), con un vino fortificado, como una copa de Oporto. Esta es una combinación que no puede fallar para quienes gustan de los emparejamientos por contraposición.

Este maridaje equilibra lo dulce del vino con el amargor del chocolate. Otra ventaja es que la grasa del chocolate, que si es mucha puede ser un obstáculo para disfrutar del vino, será compensada por el alto porcentaje de alcohol. Así, ni vino ni chocolate son opacados por su compañero, y ambos tienen palabra en esta asociación de sabor.

Para aquellos menos tradicionales y con ganas de experimentar, el mundo del maridaje está lleno de tantas opciones como sabores hay.

Para un maridaje con el aroma de los productos en el papel estelar, se podrían seleccionar vinos con sabores frutales o tostados, de esa manera seleccionar la combinación por armonía o por contraste.

Se puede jugar con elementos como la acidez de los productos, ponemos sobre la mesa un vino con carácter ácido y al lado un chocolate que agregue notas ácidas. Se obtendrá una sensación singular que para quienes gusten de este tipo de sabores, será una gran experiencia. De lo contrario, se puede compensar la acidez con el vino para obtener más armonía en el paladar.

Otro elemento con el que se puede jugar es el relleno del chocolate, el relleno nos podría aportar acidez pero también dulce, lo que nos podría empalagar.

También tenemos el más dulce de los chocolates, el blanco, elaborado con manteca de cacao. Este se combina bien con vinos suaves o espumosos, que resaltan su cremosidad.

Este artículo es una guia, pero el campo queda abierto a la experimentación. Lo que se debe tener en cuenta es que la intensidad del sabor debe ser equivalente, y la textura, al igual que la acidez, debe ser similar o contrastante. Respetando esto ambos platos de lucirán.

¿Como se lleva a cabo el maridaje?

Para experimentar de la mejor manera los dos sabores, es importante catar los dos elementos por separado, disfrutando las sensaciones que producen. Posteriormente, se toma un pedazo de chocolate y se deja en la lengua hasta que se derrita, en ese momento bebemos del vino escogido. Así sabremos lo bien que ha salido nuestro experimento.

Los recomendados de la casa

Vinos Nobles y Color Cacao hicieron una combinación que ha hecho un gran maridaje, por eso aquí están nuestros recomendados para el deleite de tu boca con vino y chocolate.

Es un matrimonio de sabores que siempre nos dará una deliciosa experiencia. Los chocolates dulces pueden acompañarse con vinos dulces como un Lambrusco Chiarli IGT Tinto + Chocolate Color Cacao Organic Panela 55%; los semiamargos pueden armonizar muy bien con cepas tintas suaves como el merlot o el pinot noir, aquí un Montes Classic Series Merlot + chocolate Color Cacao Maracuyá 65%. Para terminar, recomendamos un Altos Las Hormigas Reserva Malbec + Chocolate Color Cacao Maracuyá 65%. Pusimos a tu disposición estas ofertas para que no tengas excusas y te lances a hacer este maridaje que te enamorará.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.